bannerMay

Aprende a detectar si tus hijos sufren de bullying

Si bien siempre ha existido, hace pocos años que este problema ya tiene nombre: bullying.

Este tipo de acoso comienza desde temprana edad, lamentablemente, por eso, entre los 3 a 6 años, es donde se tiene que empezar a trabajar en la prevención de estos maltratos para que no perduren en el tiempo y se conviertan en una conducta normalizada.

De no poner atajo a estas situaciones, el bulliying se establecerá como una forma de relación abusiva.

Compleja es la situación de las víctimas que no se atreven a contarlo por miedo o por que se avergüenzan de lo que están viviendo. La observación es fundamental para captar ciertas conductas o comportamientos que pueden ser las señales de que algo no está funcionando bien. Pon atención especialmente si tu hijo ha sufrido cambios de conducta:

¿Has observado algún comportamiento de esta lista?

- No quiere ir al colegio y falta a clase, cosas que nunca antes habían sucedido niñ
- Casi no habla del colegio
- Llora sin motivo aparente
- Se ve triste y con cambios de humor repentinos
- Muestra ira o rabia
- Parece que se muestre más infantil
- Baja autoestima
- Baja su rendimiento escolar
- Si tiene algún moretón, al preguntarle qué ha pasado se pone nervioso, no contesta y miente
- Estado de ansiedad, nerviosismo, podrían desencadenar ataques de pánico
- Pesadillas, pérdida de apetito, enuresis, vómitos


La observación de los hijos es primordial. Sin embargo, debe estar basada en cómo es nuestro hijo y para eso no hay otra herramienta que cultivar una relación cercana y de confianza en donde continuamente le propiciemos lo necesario para que forjen una alta autoestima que no se doblegue frente al miedo y sea capaz de expresar lo que le sucede con la certeza de que será escuchado, le creerán y lo ayudarán.