edicion mayo Mesa de trabajo 1

Fomenta estos hábitos en tus hijos para mejorar su rendimiento escolar

Con la vuelta a clases para muchas familias se acaba el relajo. Levantarse temprano, preocuparse de las actividades extraprogramáticas y hacer tareas se vuelve un estrés. 

Sin embargo, las tareas y el estudio pueden dejar de ser un angustioso momento si fomentamos en los niños algunos hábitos de estudio que le permitirán tener una rutina establecida para enfrentar los desafíos académicos, lo que les dará autonomía para distribuir de la mejor manera su tiempo.
habitos1. Establecer un horario de estudio: no existe sólo una fórmula. Para algunos es mejor estudiar apenas lleguen a casa y para otros lo más recomendable es después de tomar once o comer una merienda. Los expertos recomiendan hacer las tareas antes de ver TV o descansar. Así no asociarán el estudio con un castigo.
2. Tiempo de estudio: aunque éste dependerá de la cantidad de carga académica. Lo mejor es empezar con 10-15 minutos, luego 20-25 minutos e ir aumentando a medida que avanza el curso y aumenta la dificultad, pero nunca excediendo los 50 minutos para alumnos de hasta séptimo.
3. Preparar espacio de estudio: si no hay un espacio como sala de estar, basta con poner una mesa en su habitación o usar la mesa del comedor. La idea es que sea siempre el mismo lugar y que siempre esté disponible.
niña   4. Crear un plan de estudio: a lo mejor el colegio de tu hijo le envía pocas tareas. En caso de ser así lo recomendable igualmente es que tu hijo haga alguna actividad en casa. No es necesario que la haga todos los días, pero es recomendable que pueda hacer actividades más amigables como leer, pintar o redactar historias que puede compartir contigo. Lo mismo en el caso que tenga alguna materia en la que esté más débil, pueda reforzarla en casa. No olvides que habrán ocasiones en que necesitará de tu ayuda y tus explicaciones.
5. Motivar: pese a que la idea es que tu hijo tenga esta rutina y no tengas que “mandarlo” a estudiar, es muy importante que lo motives. No hay nada mejor que hacerles ver lo mucho que están avanzando, por poco que sea, para que tengan más ganas de continuar.