edicion diciembre 2018 02

Cómo cuidarte de los rayos solares

Las altas temperaturas y los días soleados anuncian que se viene un verano muy caluroso y por lo tanto muy soleado. Si bien la exposición al sol es muy benéfica para nuestro cuerpo, ya que nos permite procesar la vitamina D, también es de cuidado cuando se trata de la exposición a ciertas horas del día.

El exceso de sol puede ser peligroso y producir quemaduras en la piel, envejecimiento prematuro y otros trastornos cutáneos, cataratas y otros daños a la vista.

Debes tener especial cuidado con los niños, su piel es más delicada y por lo tanto más vulnerable. La sobreexposición y los efectos en la piel son acumulativos hasta los 18 años de edad por lo que en esas edad hay que controlar la exposición al sol.

Por eso pon atención a estos tips para protegerte de la radiación solar:

- solLimita la exposición al sol entre las 10 am y las 16hrs, es cuando los rayos del sol están más fuertes.

- Ponte a la sombra, evita quemaduras en tu piel y prefiere sitios con sombra para descansar tranquilamente.

- Usa siempre filtro solar de al menos 15 SPF bloquea la mayor parte de la radiación. Repite su aplicación cada dos horas cuando estés al aire libre, incluso si dice ser a prueba de agua.

- Ponte sombrero porque es lejos la mejor opción para cubrir tu cuero cabelludo, que expuesto al sol puede llegar a arder de una forma muy dolorosa. Cubre además tu nariz, nuca y orejas. Zonas donde la piel es muy delicada. Por otro lado ayudas a tu cabello a no sufrir los embates del sol.

- Cubre tu cuerpo con telas delgadas y holgadas que te mantengan fresca pero protejan tu piel de los rayos solares, especialmente si permaneces al aire libre por largas horas.

- Utiliza lentes para el sol con protección UVA y UVB de 99 a 100%, ayudarás a tus ojos a mantenerse protegidos, evitando sufrir de cataratas y otros daños a la vista.

- Pon atención al índice UV cuando veas El Tiempo, esta información puede ayudarte a planear tus actividades al aire libre con mayor precaución.

Disfruta del calor y del sol con responsabilidad. Si eres de quienes gustan bronceados intensos prefiere la exposición diaria de corto tiempo y por varios días para lograr tu tono, pero no arriesgues tu salud por un asunto estético. Cuídate.