edicion noviembre 02

Seis conductas que estresan a tu mascota

Los animalitos también somatizan sus emociones hasta llegar al estrés, este puede ser estrés agudo cuando la situación estresante es temporal y el animal acaba por adaptarse y existe el estrés crónico cuando la situación estresante es constante y se prolonga en el tiempo. En este caso el animal no se adapta y termina desarrollando problemas de salud y conducta.

Las señales más frecuentes son la salivación excesiva y relamido, jadeo constante, hiperactividad, pérdida de pelo, ladrido compulsivo y cambios de comportamiento como agresividad, depresión y miedos.

Antes de que todo esto se materialice, te invitamos a poner especial atención en las situaciones que propician el estrés ¡Evítalos a toda costa!


1perro- No sacarlo a pasear: produce que se acumule la adrenalina en su cuerpo y la falta de ejercicio físico lo estresará. No basta con sacarlo con su correa, el perro necesita correr a destajo y cansarse, de esa manera liberará esa adrenalina y el estrés no lo afectará.
2.- Darle una rutina monótona: el perro igual que tú se aburre de la monotonía, procura llevarlo por caminos nuevos. Variar le hará experimentar situaciones nuevas que contribuirán a mantenerlo contento.
3.- Dejarlo solo por mucho tiempo: sSi bien no se sabe a ciencia cierta si el animal es capaz de dimensionar el tiempo, si está comprobado que más de 5 a 6 horas diarias propicia el comportamiento ansioso de los animales. Si debes salir por más tiempo, busca a alguien que te dé una mano y lo pueda alojar o que vaya al menos dos veces al día a revisar que esté todo en orden y compartir un rato con tu mascota. En última instancia, y por su bienestar emocional, deberás evaluar el dejarlo en una guardería para animales.
4.- No dejarlo entrar a la casa: puede que tu mascota viva fuera de tu casa, sin embargo, el prohibirle la entrada lo dejará fuera de la manada a la que siente pertenecer. Esta exclusión hará que quiera llamar la atención de alguna forma, no siempre con el mejor comportamiento. Posiblemente sería bueno establecer un horario en el que pueda entrar a compartir un rato y estimular ese sentimiento de manada tan suyo.
5.- Niños en casa: si tienes hijos ya estarán generando lazos y conocerán sus ritmos, sin embargo, debes enseñarles a ambos a convivir. Es de mucha utilidad enseñarles la forma adecuada de acercarse a la mascota, lenta y suavemente para no asustarla y también en qué momento hacerlo. Evitarás malos momentos que pueden perjudicar a todos.
6.- Llegada de un nuevo miembro a la familia o fallecimiento: ante esto es esencial la presentación entre las partes poniendo en lugares estratégicos de la casa prendas con el aroma del nuevo integrante. Por otro lado, el fallecimiento de cualquier miembro de la familia también puede resultar en una situación estresante, una caída del ánimo importante, incluso pérdida de apetito, pena. Aunque sea también para ti un momento triste, mímalo, tu mascota no tiene como expresarlo.