septiembre 01

Qué debemos considerar al convivir con adultos mayores

En muchas culturas, el anciano es respetado debido a su cúmulo de sabiduría. En nuestra cultura, la norma dice que los adultos mayores caen en precariedad física, psicológica y económica y la sufren solos. Las visitas se hacen cada vez más distantes unas de otras y los llamados escasos.

Evitar este espiral descendente que mermará su calidad de vida es fundamental. Es la oportunidad de entregar cariño de vuelta a quienes nos cuidaron, nos enseñaron y que muchas veces han sido fundamentales en nuestras vidas.

La idea es aprovecharlos, compartir el tiempo y cariño durante el tiempo que nos acompañen. Para aprender a hacerlo, te dejamos alguno consejos para que la convivencia sea mejor, respetando sus espacios y las particularidades de la edad.

- Compartir actividades cotidianas: siéntate con ellos a ver fotos, que te cuenten miles de historias. Salgan a caminar juntos, a pasear en auto, a sentarse en una banquita y conversar, inclúyelos al momento de cocinar, pregúntale sobre sus secretos culinarios, oigan música de su época.
- No los corrijas, eso los avergüenza, recuerda que ellos son los grandes, tú la pequeña.
- Escúchalos: déjalos compartir sus experiencias. Aunque éstas sean repetitivas no les digas “eso ya me lo contaste”, conseguirás insegurizar sus relatos.
- Cercanía: procura que ellos y los nietos tengan contacto amoroso con frecuencia, es un intercambio invaluable.
- Si tienes mascotas tanto mejor, los perros o gatos son una fuente de alegría y amor que los motiva.

Y sé paciente, respira antes de contestar hastiado frente a una historia repetida mil veces o a una pregunta que ya te ha hecho otras miles. Ellos saben cuando están “molestando” por el tono de tu voz y la expresión de tu rostro.

 

ABUELITOS