noviembre 01

Cómo explicarle a los niños el momento social del país

Las últimas semanas nuestro país se ha visto revolucionado y debido a la contingencia nacional, la rutina de todos los ciudadanos ha cambiado.

Basta con prender la televisión, escuchar la radio o ver las redes sociales para recibir
una avalancha de información, el problema es que muchas veces los niños no están preparados para recibirla y pueden tener algunas consecuencias.

Los niños, por supuesto, han notado todo lo que sucede alrededor, sin saber muy bien la razón, sin embargo, las emociones afloran en mayor o menor medida, lo que se acentúa de acuerdo a la manera que su familia afronte este proceso nacional.

Como adultos debemos poner atención en las recomendaciones para ayudar a los menores. Una buena guía son las recomendaciones entregadas por la Defensoría de la Niñez e Infancia. Aquí algunas de ellas:

- marchaLos niños y niñas son susceptibles al estado emocional de las personas adultas que los rodea, por lo que mantener la calma y la tranquilidad es fundamental.
- Evite mentir e inventar historias de fantasía, sin embargo, es necesario explicarles qué está pasando. Usa palabras simples acorde a su edad.
- Evite exponerlos a las noticias emitidas por la televisión o radio y a imágenes de redes sociales, esto acentuará la angustia y miedo ya que no logran comprender por qué sucede esta situación.
- Explicarles qué son los sonidos que se escuchan, cacerolas, pitos, tambores y por qué las personas los hacen.

Si notas que tu hijo o hija está muy inquieto, pon atención en su lenguaje corporal, también a su ingesta alimenticia, si come en exceso o está inapetente. Es importante además que estés alerta en caso de que se orine en la cama ya que es indicador de stress y miedo. De ser necesario, permítele dormir contigo, ayudarás a bajar sus niveles de ansiedad, angustia y miedo.

Abrázale fuerte para contenerlo, deja que se explaye sobre lo que siente y piensa y cuéntale cuando también te sentiste de esa forma, así validarás sus sentimientos y se sentirá seguro y cobijado. En estos momentos lo que más necesitamos es una dulce calma y la certeza de que todo estará bien.